La historia de UNION Página Principal
Regresar a la Página de la Historia
Ir a la Página Anterior Ir a la Página Siguiente

1975: La era del "Toto"

Mes de Enero. todavía con el espíritu conmovido por la gloria del fin alcanzado. todavía con las imágenes de Bravi definiendo una excepcional jugada de Jacinto Luque... y después el retorno de quienes habían logrado consumar la gran hazaña, de Silguero, de Batocletti, Barro, Sacconi, Ramón Zanabria, Luque, Garello, Valencia, Fredes.., y casi de inmediato el viaje de Batocletti a México y luego el silencio... Un Silencio que era el prólogo de lo que fue luego LA REVOLUCION TOTAL para el fútbol de Santa Fe...

Primero el técnico. Era el primer paso. Lo inevitable. Desfile de nombres y después la conmoción... Juan Carlos Lorenzo. La bomba no solo conmueve el ámbito partidario, sino a toda la ciudad.

En esa oportunidad, Julio Baldi, uno de los responsables del fútbol en la entidad señalaba en un matutino local "...estamos convencidos de que no había mas remedio que formar un equipo para no pasar los mismos problemas que padecimos en oportunidades anteriores, que estuvimos en primera. Hicimos cálculos, nos fuimos convencidos que llegó un momento en que dijimos, vamos a hacer las cosas a lo grande y nos largamos..."

Y la explicación era simple. "Jugando en primera B", decía Baldi, tuvimos una millonada de déficit. Entonces, dijimos, vamos a mover millones, pero para producir un gran impacto en Primera "A", para lograr buenos y excelentes resultados. La gente se entusiasmo y los recursos extraordinarios que se están obteniendo son impresionantes..."

Lorenzo y todo su show. De Europa a Santa Fe. Del rojiblanco del Atlético Madrid a los mismos colores de Unión. Campeón en 1972 con San Lorenzo y campeón en 1973 con Atlético Madrid. Lorenzo con todo lo que significa la constelación de estrellas que llevó a Suñé, Marchetti, Mastrángelo, Jauregui, Bottaniz, Tojo, Marasco, Gatti, Espósito, Cocco...

Lorenzo en la línea de cal, Hugo Gatti en la raya del área grande. Fue la gran inversión que movió muchos pesos y fabricó resultados. El padrón de socios fue creciendo paulatinamente y Unión se convirtió en el "boom" futbolístico del año. Es que a partir de aquella primera fecha con Atlanta, Unión comenzó producir resultados y actuaciones futbolística de excepción. Ya se había entrado en la consideración general. En la quinta fecha 10 puntos sobre 10 y era el único puntero del certamen, jugadores, propietarios de una velocidad mental que le permitía resolver siempre con el recuso mas simple, dotados de una madurez y una personalidad con temperamento que provocó enseguida el contagio del resto, fueron conformando un equipo con una capacidad para sumar resultados, que fue justamente lo que determino una de las grandes campañas de nuestra entidad en los certámenes afistas.

Pero lo importante no fue solo a nivel futbolístico propiamente dicho, sino lo que esto a su vez provocó en el orden institucional. El unionista se sintió motivado como nunca, el estadio fue un lleno permanente y Unión comenzó a entrar por la puerta grande del fútbol argentino.

Los riesgos del descenso quedaron en el olvido, iniciadores un período de estabilidad, que definitivamente se convirtió en prólogo de años de triunfos y grandes hazañas como las que culminaron con el subcampeonato del ´79.